viernes, 21 de agosto de 2009


El abadejo es un pescado de la familia del bacalao, al cual se parece mucho físicamente. Se distingue del bacalao en que su piel presenta una tonalidad más o menos amarilla y en que carece de barbillón, su cola tiene un borde habitualmente recto y el vientre tiene un color blanquecino.

Ingredientes

  • 1 abadejo o 4 lomos (de unos 200 gr.)
  • 16-20 mejillones
  • 500 gr. de guisantes
  • 1 patata pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • harina y huevo batido para rebozar
  • aceite virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón
  • sal
  • pimienta negra

Elaboración

Coloca el cocedero de vapor en una cazuela con agua hirviendo e introduce en el cocedero los mejillones limpios. Pon la tapa y deja hervir hasta que se abran. Quítales las conchas y reserva la carne.

Para hacer la crema de guisantes, en una cazuela con agua y sal cuece la patata pelada y troceada y los guisantes hasta que estén blanditos. Retira el exceso de agua, tritura, cuela y reserva.

Salpimienta los lomos de abadejo y pásalos por harina y huevo batido. Echa dos dientes de ajo enteros y sin pelar en una sartén con un buen chorro de aceite y pon a freír los lomos. Retíralos a una fuente con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Para hacer el aceite de pimentón, mezcla en un cuenco el pimentón con un chorrito de aceite. Sirve la crema de guisantes en el fondo del plato, coloca encima un lomo de abadejo y acompaña con los mejillones. Pinta con aceite de pimentón los mejillones y la crema.